Los alimentos para celíacos, no siempre recomendables

mascotas-saludables.jpg
Los animales de compañía pueden mejorar nuestra salud
septiembre 27, 2016
sonambulismo-y-nuevas-tecnologias.jpg
Los gadgets pueden provocar sonambulismo en los menores
septiembre 27, 2016
alimentos-para-celiacos.jpg

En el mercado cada vez contamos con más productos específicamente destinados a aquellas personas que sufren incompatibilidades alimentarias o distintos tipos de alergias que les impiden consumir los productos estándares. Gracias a la creciente concienciación por parte de las grandes cadenas de supermercados (tal es el caso de Carrefour, Ahorramás o Mercadona), las personas celíacas, por ejemplo, pueden disfrutar de una mejor calidad de vida.


Ahora pueden encontrar casi los mismos productos, pero adaptados a su patología. Y el resto, ¿podemos comer alimentos sin gluten?


La celiaquía en datos


Se trata de una enfermedad autoinmune que desencadena la inflamación de una parte del intestino delgado llamada yeyuno al entrar en contacto con la proteína gliandina (contenida en ciertos cereales). El gluten está considerado, pues, comuna especie de criptonita para los celíacos. La celiaquía se detecta gracias a la presencia de cuadros de diarrea crónica, crecimiento irregular en los niños, erupciones cutáneas, vómitos o hinchazón en el vientre.


De todas formas, la sintomatología puede variar y afectar a otras partes del cuerpo. En 2.010 se estimaba que en España el número de pacientes celíacos rondaba los 450.000, estando tan solo un 10% de ellos correctamente diagnosticados. En la actualidad, la cifra asciende a 800.000. Se considera que una de cada cien personas padecen esta enfermedad crónica gastrointestinal.


Alimentación para celíacos… ¿y no celíacos?


A día de hoy existen numerosas alternativas (si bien que bastante caras) para planificar una dieta saludable, rica y variada para personas celíacas. Si hace unos años esta patología sometía a los que la padecían a los rigores de comidas insípidas, en la actualidad pueden disfrutar incluso del placer de tomar chucherías, galletas y dulces. Tanto es así, que muchas personas sanas se han aficionado a curiosear en las estanterías para celíacos de los grandes supermercados.


Como se trata de productos para personas enfermas, tienden a pensar que automáticamente son beneficiosos para la salud de todos. Pero ¡ojo! no siempre es así. Desde el servicio de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica del Hospital Universitario de La Paz de Madrid se explica que, en general, los alimentos para celíacos llevan una dosis extra de azúcares y grasas para hacerlos más agradables al paladar. Por eso, su abuso puede llevarnos a desarrollar sobrepeso, obesidad y colesterol.


Los especialistas recomiendan encarecidamente no consumirlos de forma habitual si no es necesario. Hagámosles caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *