Las células madre cada vez tienen más aplicaciones

La venta de medicamentos online a examen
septiembre 22, 2016
apps-medicina.jpg
Las apps médicas triunfan en España. No siempre aciertan.
septiembre 23, 2016
celulas-madre.jpg

La actualidad de la investigación en medicina pasa en los últimos años por el descubrimiento de nuevas aplicaciones para las llamadas “células madre” en el tratamiento de diversas patologías. Gracias a ellas se ha abierto una puerta a la esperanza para pacientes con enfermedades tan diversas como distintos tipos de cáncer, anemias, alopecia, retinopatía diabética o artritis reumatoide.


Sin embargo, las células madre plantean serios conflictos éticos. Intentemos desgranar la realidad objetiva de su uso.


¿Qué son las células madre?


Forma parte ya de nuestro vocabulario común, pero no muchos saben a qué se refiere exactamente este concepto. Las células madre son las que tienen capacidad de originar nuevos tejidos. Y es que su destino todavía no se ha determinado, por lo que son susceptibles de transformarse en otros tipos de células diferentes. Basta con un pequeño número de ellas para, mediante el llamado proceso de “diferenciación”, dar origen a muchas células que formen órganos como la piel, el corazón o los riñones.


¿Cuántos tipo de células madre existen?


Normalmente tendemos a asociar las células madres con los embriones o el cordón umbilical. No es que vayamos desencaminados, pues estos se incluyen dentro de una de las dos categorías que se distinguen en el estudio de las células madre. Se corresponden, más concretamente, con las de tipo pluripotente, que pueden producir cualquier tipo de célula del cuerpo y se crean en el laboratorio mediante reprogramación. Además, existen las adultas, que se extraen de un órgano concreto (como, por ejemplo, el hígado, el corazón, el cerebro o la médula ósea) mediante diferenciación.


¿Por qué son útiles las células madre?


Es su capacidad regenerativa la que las hace tan valiosas. Al tener el potencial de producir nuevos tejidos, pueden permitir la rehabilitación de partes dañadas en nuestro organismo. Un trasplante de células madre serviría en un futuro próximo para tratar enfermedades como el Parkinson o el alzheimer, que resultan de lesiones en determinadas áreas celulares cerebrales. También se podrían combatir las lesiones cerebrovasculares, la diabetes o, incluso, la parálisis.


¿Qué dilemas éticos plantean estos tratamientos?


La utilización de embriones humano en la investigación es una fuente constante de controversia. Las legislaciones internacionales son todavía bastante laxas con respecto a este punto y, en ocasiones, pueden resultar contradictorias. La delgada línea entre la ciencia y la biología reproductiva sitúa en el ojo del huracán a determinadas experiencias científicas como la clonación terapéutica. En la mayoría de los países occidentales se permite en la actualidad la experimentación con líneas celulares embrionarias.


El Reino Unido posee la legislación más avanzada, permitiendo también la clonación. Desde los círculos religiosos católicos se ha criticado de forma recurrente este tipo de prácticas, pues se considera que contravienen el derecho a la vida. Sin embargo, la investigación en este terreno avanza a velocidad de vértigo. Solo el tiempo dirá hasta dónde llegarán sus avances.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *