Las bebidas azucaradas, en el OJO DEL HURACÁN!!!

Imagen celulas madre tratamiento para diabetes
Células madre para las complicaciones de la diabetes
agosto 25, 2016
barrio sesamo medidor desarrollo cerebral
Barrio Sésamo, medidor del desarrollo cerebral
agosto 26, 2016
Las bebidas azucaradas a debate

La obesidad es una de las grandes amenazas de la salud pública a nivel mundial. Su impacto es tal que, de no ponerle freno, podría llegar a convertirse en la primera pandemia global de nuestro siglo. Si en el pasado vivimos con temor el avance en los años ’90 del virus del SIDA, ahora asistimos casi impasibles a la progresión inexorable del sobrepeso y sus patologías asociadas. Muy a menudo tendemos a creer que la obesidad es un problema de orden primordialmente estético. Sin embargo, se trata de una bomba de relojería que tiende a complicar la salud de quien la padece hasta el punto de llegar a causarle la muerte.

Las autoridades sanitarias y los responsables gubernamentales son plenamente conscientes de ello, así como del coste real que las enfermedades secundarias al sobrepeso suponen a sus sistemas de salud. Para intentar ponerle freno han surgido ya numerosas iniciativas que pretenden sancionar a la comida menos saludable. La pedagogía nutricional comienza ahora por el control del sector alimentario.

Refrescos azucarados y obesidad

La percepción de la comida rápida ha variado mucho en los últimos años. Si antes tendíamos a asociar el término “hipercalórico” con los alimentos sólidos que ingeríamos (tales como hamburguesas,  pizzas y similares), ahora somos cada vez más conscientes de que las bebidas que los acompañan no lo son menos. Y es que está demostrado que los refrescos incorporan elevadas tasas de sustancias edulcorantes artificiales como el aspartamo o la sucralosa. Se estima que un consumo medio de una lata al día puede hacernos ganar hasta 7 quilos al año.

Las autoridades sanitarias en pie de guerra

Aunque Dinamarca ha finalmente renunciado hace unos meses a su iniciativa legislativa de gravar impositivamente a los alimentos con más de un 2,3% de grasas saturadas, siguen siendo numerosos los gobiernos a nivel mundial que trabajan en esta misma dirección. Francia aprobaba en 2012 un impuesto especial para las bebidas azucaradas y en Finlandia pretender ahora ir un paso más allá y cargar contra el chocolate y los helados.

Sin embargo, la batalla más encarnizada se registra en Nueva York, uno de los epicentros del consumo de refrescos a nivel mundial. Michael Bloomberg se ha propuesto prohibir el consumo de envases grandes de estas bebidas. A pesar de algunos reveses, se estima que las ventas de refrescos han caído el año pasado un 1,2%. Se pretende ahora ampliar la campaña de concienciación a otros productos como bebidas energéticas o zumos. ¿Veremos pronto estas medidas en España?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *