Alcohol y adolescencia: el “binge drinking”

Astenia primaveral
Afrontando la astenia primaveral
marzo 29, 2016
alergias-primaverales-02
¡ALERTA! Llegan las Alergias Primaverales
mayo 20, 2016
peligros-alcohol-adolescentes

En España la edad de iniciación al alcohol y las drogas es cada vez más temprana. A pesar de las iniciativas legislativas restrictivas sobre su venta y consumo, los adolescentes en nuestro país tienen un acceso relativamente fácil a ellas. El alcoholismo en esta franja de edad se ha convertido en todo un problema que trasciende el ámbito familiar, afectando a la sociedad en su conjunto.

 El consumo adolescente de alcohol en cifras

Al menos un 65% de los menores afirma consumir alcohol con más o menos regularidad. De media, comienzan a hacerlo en torno a los 13 ó 14 años, concentrándose sobre todo en el fin de semana. Y es que uno de cada diez reconoce que bebe como mínimo una vez  cada siete días. En cuanto al nivel de ingesta, hasta un 17,7% de los chicos dice haberse emborrachado durante el último año, mientras que la cifra asciende si se habla de hacer “botellón“. Hasta un 45,3% bebe en exceso en este tipo de reuniones.

 Del “botellón” al “binge drinking”

jovenes-consumiendo-alcohol

Los adolescentes y jóvenes españoles tienden a asociar ocio y bebida. El salir los fines de semana va íntimamente ligado al beber. Cuanto más se sale, más se bebe. Y cuanto más temprana es la edad en la que se comienza a disfrutar de la noche, antes se da la iniciación al alcohol. En la última década hemos asistido a la popularización del “botellón” como práctica social. Las reuniones masivas en espacios abiertos a los que se acude con el objetivo principal de compartir bebidas en grupos más o menos amplios se han convertido en todo un problema de orden público para las autoridades locales. Destrozos en el mobiliario urbano, desperdicios en parques y calles adyacentes, etc. son el día a día de las resacas post-”botellón”. Mientras unos defienden esta práctica como respuesta al encarecimiento de las bebidas en los locales de ocio, otros hablan directamente de vandalismo. En la actualidad asistimos a la proliferación de nuevas formas de “botellón”. De hecho, el llamado “binge drinking” tiene cada vez más adeptos. Consiste en ingerir grandes cantidades de alcohol, llegando a provocarse intoxicaciones etílicas agudas. El concepto es intentar beber lo máximo posible en el menor tiempo. Como si de un reto social se tratase, el atracón de alcohol (así se traduce el término inglés) hace que los jóvenes pierdan el control sobre el consumo. Buscando el simple “punto” pueden llegar a la hospitalización grave o la muerte.

 Alternativas de ocio

Desde el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco de Asís Babín insiste en la necesidad de inculcar patrones de conducta etílica moderada. Aunque reconoce el carácter utópico de dicha medida, reclama una mayor colaboración de los padres a la hora de inculcar un consumo responsable. Según él, habría que promocionar otras formas de ocio alternativas par enseñar a los jóvenes que el éxito y la diversión no solo pasan por el alcohol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *